Los Capadores y los Tratantes de Mulos

Compartir:

 

Durante años muchas familias tenían burras o yeguas que apareadas con burros o caballos dio origen a una cría híbrida, los mulos “romos” o “yeguatos”. Los primeros procedían de la unión burra con caballo y los segundos yegua con burro. Estos mulos en el primer o segundo año de haber nacido debían de ser castrados para que su resistencia y mejor rendimiento en el trabajo se adaptara al deseo de sus propietarios.
La castración la realizaban los llamados “capadores” que tras una sujeción por varias personas llevaban a cabo esta operación.
Procedían estos castradores de Ademuz, Landete o pueblos de alrededor. Con característico silbato anunciaban su presencia que solicitaban las personas interesadas.
También procedentes de estos pueblos u otros más alejados venían con cierta frecuencia “los tratantes” que traían mulos, burros o caballos, generalmente de un año y que vendían a las personas que los solicitaban, estos animales que pasados dos o tres años ya “domados”, es decir adaptados al trabajo que se consideraban como completamente útiles para el trabajo diario, labranza, tirar de los carros, trillo, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.